Todo lo que tienes que saber sobre la epidural

A medida que se acerca el gran día, es posible que sientas inquietudes sobre cómo traerás a este mundo a tu pequeño o pequeña. A nadie le gusta sentir dolor, y cada parto es una experiencia única y subjetiva. El dolor durante el parto resulta de las contracciones uterinas y la dilatación cervical. Aunque sea intenso, tiene un propósito biológico: señalizar el progreso del parto. Cada mujer experimenta el dolor de manera diferente, influida por factores físicos y emocionales. Para muchas, el dolor es manejable con diversas estrategias, como la respiración, el apoyo emocional y, en algunos casos, la epidural. Quienes optan por la epidural se preguntan:

¿Afecta a mi bebé? ¿Puedo tener alguna perdida de sensibilidad? Al final ¿Qué es mejor en el parto: con epidural o sin epidural?

La epidural es una opción de alivio del dolor durante el parto que se administra a través de una inyección en el espacio epidural de la columna vertebral. Este método utiliza anestésicos locales para bloquear las señales de dolor de la parte inferior del cuerpo. Aunque es una opción común y efectiva, también tiene sus riesgos y beneficios.

Beneficios

El mayor beneficio es el alivio efectivo del dolor. La epidural puede contribuir a una experiencia de parto más cómoda para la mamá. Además, la dosis se puede ajustar según las necesidades de cada persona, brindando así un control sobre el nivel de alivio del dolor sin eliminar completamente la sensación.

Riesgos

Algunos riesgos incluyen la disminución de la presión arterial, dolores de cabeza, y la posibilidad de afectar la movilidad temporal (hasta que pase la anestesia) de las piernas. En algunos casos, se puede experimentar dolor de espalda después de haber tenido una epidural, pero esto no es común.

Es importante discutir estos aspectos con el equipo médico para tomar decisiones informadas. La decisión de usar la epidural suele depender de diversos factores, como la tolerancia al dolor de la madre, la progresión del trabajo de parto y las recomendaciones del equipo médico.

Hechos

  • Bloqueo de señales de dolor: La epidural utiliza anestésicos locales para bloquear las señales de dolor de la parte inferior del cuerpo, proporcionando un alivio efectivo durante el parto.
  • Administración controlada: La dosis de la epidural se puede ajustar según las necesidades de la madre, lo que permite un control más preciso del nivel de alivio del dolor.
  • Procedimiento común: Es una práctica común en entornos hospitalarios, y muchas mujeres optan por recibir una epidural para hacer más llevadero el proceso del parto.
  • No es obligatoria: La elección de utilizar la epidural es personal y no es obligatoria. Algunas mujeres optan por métodos alternativos de alivio del dolor o eligen un enfoque más natural para el parto.
  • Requiere monitorización: Las mujeres que reciben una epidural suelen requerir una monitorización más intensiva durante el parto para asegurar la salud tanto de la madre como del bebé.

Mitos

  • Pérdida total de sensibilidad: En realidad, la epidural busca proporcionar alivio del dolor sin eliminar por completo la sensibilidad.
  • Daño permanente a la médula espinal: Existe la creencia errónea de que la epidural puede causar daño permanente a la médula espinal. Sin embargo, los riesgos de complicaciones graves son extremadamente bajos, y los profesionales médicos están capacitados para realizar el procedimiento de manera segura.
  • Impacto negativo en el bebé: Algunas personas creen que la epidural puede afectar negativamente al bebé, pero los estudios han demostrado que no hay evidencia concluyente de que la epidural tenga un impacto duradero en la salud del recién nacido.
  • Aumento del riesgo de cesárea: Existe la idea errónea de que la epidural aumenta significativamente el riesgo de tener una cesárea. Sin embargo, la evidencia científica no respalda de manera concluyente esta afirmación.
  • No se puede mover durante el parto: Algunas personas creen que una vez que se administra la epidural, la madre no puede moverse ni participar activamente en el parto. En realidad, las técnicas de administración permiten cierta movilidad.

¿Qué recomienda la Organización Mundial para la Salud?

Los últimos años la OMS recomienda reducir las intervenciones médicas en los partos para empoderar la capacidad de las mujeres al dar a luz. Respetando sus decisiones y reconociendo que cada parto y nacimiento son únicos y que la duración varía de mujer a mujer.

La creciente medicalización está dañando la propia capacidad de las mujeres para dar a luz e impactando negativamente su experiencia durante el parto.

Nothemba Simelela, subdirectora general de la OMS para Familia, Mujer, Niños y Adolescentes

La nueva guía de la OMS incluye 56 recomendaciones, entre ellas:

  • Permitir que las mujeres decidan sobre los métodos para aliviar el dolor, lo que implica decidir si quieren o rechazan el uso de la epidural y, si la desean, en qué momento.
  • Que la mujer decida la posiciones para dar a luz y cuándo empujar durante el parto.
  • Poder elegir al acompañante durante el alumbramiento.
  • Asegurar un cuidado respetuoso y una buena comunicación entre la mujer y el equipo médico.
El nacimiento de un bebé marca transformaciones significativas en la familia, inaugurando una nueva fase de fortalecimiento y desarrollo. Estamos comprometidos a brindarte atención constante para ti y tu pequeñito antes, durante y despúes del parto.
Afíliate a AMI para asegurar la protección de tu embarazo y de tu bebé en todo momento, ofreciendo cobertura ante cualquier problema de salud.