Tips para prevenir y tratar la pañalitis en bebés: Cuidados especiales para la piel delicada

La piel del bebé es delicada y requiere cuidados especiales, especialmente cuando se trata de la zona cubierta por el pañal. Es muy común que los bebés desarrollen irritaciones y heridas en esta área, lo que popularmente se conoce como «pañalitis» o «dermatitis del pañal» o “escaldadura”.

La pañalitis o piel escaldada es una irritación en la piel del bebé causada por la humedad, la fricción y la exposición prolongada a la orina y las heces. Esta condición puede manifestarse como enrojecimiento, inflamación, picazón e incluso heridas en la zona del pañal. Los bebés son especialmente susceptibles a esta irritación debido a que su piel es más sensible y delicada.

Para prevenir la pañalitis, es recomendable limpiar adecuadamente el área del pañal con agua tibia y suave, evitando el uso de jabones o toallitas con fragancias o productos químicos que puedan irritar la piel sensible del bebé. Secar suavemente la piel con palmaditas y permitir que se airee antes de colocar un pañal limpio también ayuda a prevenir la irritación.

Consejos para curar la pañalitis

Para evitar las escaldaduras, se debe cambiar regularmente los pañales, especialmente después de cada deposición. Parece algo tan sencillo, pero cada piel es diferente y no hay un tiempo específico para hacer los cambios de pañales. Ninguna mamá o papá quiere dejar un pañal sucio por períodos prolongados, pero puede pasar. En caso de que tu bebé tenga escaldaduras, puedes seguir los siguientes consejos:

  1. Enfría la piel escaldada con compresas frías, pero no con hielo directo.
  2. Usa cremas o geles de aloe vera para calmar la irritación y promover la curación. Aplica cremas o ungüentos recomendados por el pediatra para curar la piel.
  3. Evita frotar la piel afectada y sécala suavemente.
  4. Mantén al bebé cómodo y fresco, evitando ropas ajustadas o ásperas.
  5. Asegúrate de que el área esté limpia y seca para prevenir infecciones.
  6. Si la piel escaldada es grave o persiste, busca asistencia médica.

Si a pesar de seguir estos cuidados la pañalitis persiste o empeora, es importante consultar con un pediatra. En algunos casos, puede ser necesario utilizar tratamientos específicos o medicamentos para controlar la irritación y prevenir infecciones en la piel del bebé.

Mantener la piel del bebé limpia, seca y protegida es fundamental para prevenir la pañalitis y garantizar su bienestar y confort, pero si tu bebé experimenta este problema y eres afiliado de AMI, no dudes en consultarnos. Contamos con un servicio de médicos pediatras 24/7 con consultas ilimitadas.

Si quieres más información sobre cómo afiliarte a AMI:
Contacta con nosotros por Whatsapp
o llámanos al 310 675 35 33